Parejas

>No tienes que tener un hijo para salvar tu matrimonio

>

En un momento de desesperación muchas personas creen que tener un hijo con su pareja los hará salvar su matrimonio o relación, pero si sabemos que las cosas no van bien entre ambos ese último intento o manotazo de ahogado tambien será un intento fallido  y la peor desición que puedan tomar.

Pensando en que quieren afianzar su matrimonio, que es una forma de encontrar un nexo común de por vida, que seguro que entonces las cosas irán mejor, que esa gran ilusión compartida les hará salir adelante.

Les aseguro que será un error, si la separación es inminente no habrá nada ni nadie que haga que las cosas cambien, solo las va a prolongar y los arrastrará a un sentimiento de culpa compartido y frustrante lo mejor es replantearse las cosas sabiendo que si siguen juntos es por voluntad y libertad propia, no por hijos ni bienes compatidos, solo eso los hará felices y libres.



¿Por qué no debes de tener un bebé para salvar tu matrimonio?
En primer lugar, un hijo tiene que llegar al mundo en un clima de amor y de respeto.
Los padres van a ser durante largo tiempo el ejemplo a seguir para sus hijos, por eso ha de
reinar la paz en la familia, para que el pequeño consiga desarrollarse satisfactoriamente, para
que pueda tener una personalidad fuerte y sea emocionalmente estable. Si no hay amor y respeto
en la pareja es muy probable que el niño, en su vida adulta, tenga ciertos problemas para
relacionarse.

Hay que tener bien en claro algo: Si el matrimonio está en crisis antes de tener un hijo, después de tenerlo hay muchas esa situación se agravará ya que la pareja ha de comportarse como un auténtico equipo hablando al unísono. Esto es algo difícil, toda una prueba de la vida incluso para las parejas que se llevan bien, así que aún lo es más para las que se llevan mal.

Las consecuencias en la vida de un niño que crece sin amor

El mejor consejo que te puedo dar si tú estás pasando por este momento en tu vida, o si es el caso de una amiga tuya que quiere salvar su matrimonio es que busque otras soluciones: una de las más factibles es que acuda junto con su pareja a un terapeuta que les ayude a resolver sus problemas. Cuando los haya solucionado, y solo cuando los haya solucionado, podrá plantearse tener un hijo con su pareja…

Si no consigue recuperar la chispa junto a su pareja y llega a un punto de no retorno, si es
consciente de que esa relación no tiene futuro deberá armarse de valor, de fuerza y paciencia y
tomar un camino diferente al de la persona que pensaba era su media naranja.

Si no haces caso a estos consejos y aún así, sin solucionar estos problemas, decides quedar 
embarazada lo único que conseguirás tú o tu amiga es traer al mundo a un niño que
crecerá en un ambiente tenso, plagado de momentos de frustración que trasladarán a su hijo.

Sólo una pregunta para terminar… ¿Podrías dejar de pensar en ti y ser tan egoista, para saber que si tienes un hijo por tenerlo crecerá en un hogar sin amor?… me imagino que cuando te lo planteaste antes no, piensa más calmada y busca ayuda profesional que todos los problemas pasan, nada es para siempre, después de la marea siempre llega la calma, y no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, así que armate de valor y podrás salir adelante y pararte las veces que hagan falta después de cada tropiezo que tengas en la vida.

Déjame tus comentarios aquí :-)

Comentar

Instagram